ZZ TOP - A Tribute from Friends

Enviado por Astbury el Mié, 23/11/2011 - 04:03
422

1. Sharp Dressed Man (The M.O.B.: Steven Tyler, Mick Fleetwood, Jon McVie, Jonny Lang)
2. Gimme All Your Lovin' (Filter)
3. Tush (Grace Potter and the Nocturnals)
4. Legs (Nickelback)
5. Cheap Sunglasses (Wolfmother)
6. Got Me Under Pressure (Duff McKagan's Loaded)
7. Beer Drinkers and Hell Raisers (Coheed and Cambria)
8. Just Got Paid (Mastodon)
9. Rough Boy (Wyclef Jean)
10. Waitin' for the Bus / Jesus Just Left Chicago (Daughtry)
11. La Grange (Jamey Johnson)

Más de 40 años de trayectoria y 14 discos de estudio -entre los cuales destacan verdaderas master pieces como Rio Grande Mud, Tres Hombres, Tejas o Eliminator- son motivos más que valederos para rendirle un merecido tributo a ZZ TOP.

Ya teníamos un antecedente (en plan country) del año 2002: Sharp Dressed Men, pero faltaba algún homenaje por parte de la comunidad rockera/metalera para con éste entrañable trío texano, e independientemente del resultado final, ese homenaje acaba de ver la luz hace unos días bajo el nombre de ZZ TOP - A Tribute From Friends.

Para el fan de banda, lo primero que llama la atención es la escases del track list, tan solo 11 canciones cuando el catalogo de ZZ Top tiene material de sobra para hacer un disco triple de 11 canciones cada uno, quedando para otra oportunidad joyas como Chevrolet, Sure Got Cold After the Rain Fell, Blue Jean Blues, Balinese, It's Only Love, She's a Heartbreaker, Move Me on Down the Line, Pearl Necklace (la ausencia más dolorosa para un servidor) y una larga lista de etcéteras. Pero bueno, las que están hay que decir son todas clásicas por derecho propio, y no sobra ninguna.

Junto a las canciones elegidas, el otro factor determinante en cualquier tributo son los intérpretes de turno (vitales en la calidad y repercusión que se desee obtener), y en este sentido -más allá de todo lo que significa en el rock el nombre de Steven Tyler- mucho se siente la carencia de más artistas de renombre y/o aunque más no sea de mayor grado de vinculación con el legado del homenajeado, y es que no se que tan “friends” pueden ser de Gibbons, Hill & Beard peña como Nickelback, Wyclef Jean, Filter, Grace Potter, Cohhed and Cambria o Daughtry, más bien creo yo que todos éstos son amigos, o productos mejor dicho, de la Sony Music Entretainment, aunque aclaro por las dudas que esto no es una crítica a las versiones en sí mismas (eso viene más adelante), sino más bien al supuesto tributo, que no se siente lo realmente genuino que una banda como ZZ Top se merece. Estoy seguro que gente como The Black Crowes, Slash, Down, COC, Black Stone Cherry, The Answer, Zakk Wylde o el mismísimo Hetfiled -por nombrar tan solo a los primeros que se me vienen a la mente- hubieran dicho que sí de recibir una invitación.

Como sea, aquí tenemos 11 temazos (todos clásicos repito) del southern blues rock y hard rock más simple pero a la vez viciante y entretenido jamás hecho sobre la faz de la tierra (a las originales me refiero por supuesto).
The M.O.B. (el supergrupo conformado por Steven Tyler, Mick Fleetwood, Jon McVie y Johnny Lang) es el encargado de abrir el tributo con Sharp Dressed Man, tema extraído de su mejor disco de los ‘80, Eliminator, la obra con más presencia en este disco (4 tracks). La armónica de Tyler y los arreglos de piano de su parte intermedia hacen de este recordado tema de los 80 una pieza menos hard rockera que la original y de sonido más clásico y rockanrollero. Sin embargo de tanto nombre junto se esperaba (al menos yo) algo mucho más notable, no un simple aprobado, que es lo que finalmentes este cover es.

Bastante mejor se me hace la versión de Gimme All Your Lovin' (otro de los clásicos de Eliminator) de los alternativos Filter, cuya mezcla de sonidos electrónicos y potencia guitarrera industrial da forma a una versión muy propia y sobre todo arriesgada del tema. Nickelback hace lo suyo con Legs, impregnando a este clásico del hard rock sintetizado ochentoso con guitarras alternativas made in 90’s/00’s.

En el otro extremo, es decir el más purista, tenemos a los australianos Wolfmother (de lo más potable de la escena hard rockera actual), que aquí se despacha con una versión bastante fiel de Cheap Sunglasses, manteniendo con vida la gracia y el gen bluesy de la pieza original. Otros que se aferran a la vertiente más conservadora a la hora de versionar son Daughtry y Jamey Johnson (que meten mano en el repertorio del para mi mejor disco de ZZ TOP: Tres Hombres), aunque en este caso el resultado final sin ser malo (arruinar estos clásicos es prácticamente imposible) se me hace un poco desabrido, demasiado copy/paste respecto de las originales. Poco valor agregado vaya.

Pero el verdadero (y único) fiasco del disco se llama Rough Boy, o mejor dicho Wyclef Jean (su intérprete), porque la pieza original es un baladón con una de las mejores melodías solistas del gran Billy Gibbons, un temazo que aquí se ve relegado a una pieza seudo popera de base hip-hopera sosa y aburrida. Luego del cover de back in black incluido en el disco de Santana, sin duda estamos en presencia del mayor despropósito sufrido por un clásico rockero en este 2011 que se nos va.

Duff McKagan, en cualquiera de sus versiones (G’N’R, Mad for The Racket, Duff Solista, Velvet, Neurotic Outsiders, etc.) es sinónimo de RNR sucio y directo, y aquí junto a sus Loaded se despacha con una versión muy guarra del tremendo Got Me Under Pressure, sin dudas de lo más rockero del disco junto a Beer Drinkers and Hell Raisers de los para mi ignotos Coheed and Cambria.

La mayor sorpresa –positiva entiéndase- viene de la mano de Mastodon, el combo que supuestamente se encuentra destinado a salvar/revolucionar la escena metalera de nuestros días. Por suerte, y contrario a mis mayores prejuicios y temores, los mastodontes se despachan con una interpretación muy rockera y sobre todo respetuosa de uno de mis temas predilectos de toda la carrera de los texanos, Just Got Paid, cuya interpretación original es uno de los mejores ejercicios de slide guitar que recuerde (y en vivo ni se imaginan…)

Disco cumplidor podríamos decir, y que ningún fan del trío texano puede dejar de escuchar aunque más no sea por curiosidad, pero para nada descollante, y muy lejos de otros verdaderos homenajes que calaron fondo en la peña como el tributo doble de Judas Priest o ambos volúmenes del Nativity in Black (Black Sabbath). La escasez de nombres clásicos, sumado al sonido moderno y alternativo de gran parte del álbum, son los principales culpables de que “A Tribute from Friends” dificilmente pueda gustar del todo a los paladares más puristas del blues rock y southern rock, pero que en una de esas tal vez sirva para acercar a las nuevas generaciones el legado de una de las mejores bandas de los 70. Ojalá así sea.

7 Astburys

Artistas varios

Sello
RCA