Skeletonwitch - Beyond the Permafrost

Enviado por Hawkmoon el Mié, 16/11/2011 - 17:01
1929

1. Upon Wings of Black
2. Beyond the Permafrost
3. Baptized in Flames
4. Sacrifice For the Slaughtergod
5. Vengeance Will Be Mine
6. Limb From Limb
7. Cast Into the Open Sea
8. Fire From the Sky
9. Soul Thrashing Black Sorcery
10. Remains of the Defeated
11. Feast Upon Flesh
12. Within My Blood

Mestizaje.Y del bueno. Eso proponen los americanos Skeletonwitch. Un híbrido, Thrash en esencia, que no esconde un amor eterno por el mundillo del Death, del Black (del que, también, bebe a horrores) y por el añejo cabalgar de aquel movimiento, lejano ya en el tiempo y en espacio, que, aún hoy, más de treinta años después del impacto inicial, sigue volando cráneos y creando adictos: la célebre N.W.O.B.H.M ("New Wave of British Heavy Metal", pa los recién llegados).

Skeletonwitch van a por todas, partiendo la pana como los que más, no haciendo ascos a nada, sirviéndose de todo aquello que sea necesario para convertir su férreo mensaje, su música depravada e inmisericorde, en una espada de dimensiones bizarras, llena de mugre, de óxido y de sangre seca. Total, que te la clavan y ya te podemos enterrar, chaval. Fiebres, infecciones, cagaleras mortales, vomitarás sangre, expulsarás tu propio corazón. Skeletonwitch son pura depravación, pura enfermedad mental, magia negra, historias épicas y oscuras, movidas de lo más jodidas y mastodónticas, nada mal confeccionadas, deudoras de otros, pero con la fuerza de mil demonios. O dos mil, joder.

Pon en una batidora a las 50 mejores bandas de Metal extremo (y a grandes nombres del reino más light) y encontrarás referencias a todas ellas, de alguna u otra manera, en forma de riff, de sonido en la áspera (aunque idónea) producción, en el devenir de los temas, en la atmósfera del trabajo y en lo que transmiten. Skeletonwitch es un fabuloso "Frankenstein", ideado por mentes hurañas, fieles a un estilo y a una determinada manera de enfocarse y de evolucionar. O lo tomas o lo dejas. Skeletonwitch merece puestos de honor en el reino extremo. Otra cosa es que todo el mundo esté mirando hacia otro lado.

"Beyond The Permafrost", el segundo disco del grupo, la continuación a "At One With The Shadows" (sin contar el Ep "Worship the Witch"), no vino al mundo para quedarse a criar polvo en las estanterias. Ni de puta coña. El putadón, joder, es que es lo que, finalmente, ha acabado ocurriendo. Una parroquia enorme, y cada vez más, de metalheads y la gran mayoria nos llegan ciegos y medio sordetes. Vamos apañados. Va a resultar que, queramos o no, el Metal añejo, el buen tributo a los tiempos oscuros, los de los maestros pegadores y salvajes, es para los de siempre, los "Trues". Los que no nos queremos quitar nuestra camiseta de Venom, Destruction, Slayer o Emperor. Ni aunque nos maten. Jamás. Bueno, las masas se lo pierden. Que sigan corriéndose con Opeth. Mejor. Más para nosotros.

El combo, que al igual que Freddy Krueger (sí, el de "Pesadilla en Elm Street", joder) da miedo cuando se lo propone, viene oscurote de cojones para la ocasión. No hay más que ver la portada de marras, con ese esqueleto de bruja (de ahí el nombre, claaaaaaaaaro) en plan lisérgico. Una especie de versión "portada de Hawkwind bañada en el reino de los Skeleton". Y, joder, han cambiado el logo. Y atruena. Logazo, ciento por ciento Thrash (Sadus total), que ya corta e impresiona al primer vistazo. Uno de los logos que más dura me la ponen. Lo sé. Con poco me trempo. I'm a man. Eso no se controla. Dale, que nos vamos. Por cierto, quizás no volvamos. Y qué mas dará...molará vivir en un disco así.

Un machetazo Thrash en toda regla, pero con vozarrón Death total, de nombre "Upon the Wings of Black", sirve como arranque de trabajo. Y de cabezas. Las de todos nosotros. Guitarras cortantes, con ese filo Destruction, baterías atronadoras, Heavy Metal y fuerza rítmica por un tubo. Menudos cimientos que tiene el sonido de los Witch. Demasié, colega.

El chulesco y vacilón tema-título, "Beyond the Permafrost", le da pie a la tremebunda "Baptized in Flames", uno de los mejores temas del grupo, de mis predilectos, y, sin duda, el mejor track de todo el discazo. Cuerdas que saben llegar bien hondo, con mucho tufo al material oscuro de mucho noruego, pero con un devenir propio, loco, sobretodo por la intencionalidad vocal (aplausos para Chance Garnette), metalero a rabiar, con tempos ideales y un depurado control de los instrumentos y los elementos con los que cuentan a su alrededor. Dissection se habrían pirrado por tener algo así. Y yo me pirro por el tema. Sentimiento y bofetón.

"Sacrifice For the Slaughtergod" (otro clásico para sus 4 seguidores), "Vengeance Will Be Mine", "Limb From a Limb", "Cast Into The Open Sea" (con tintes "progs") y "Fire From the Sky", todo canciones igual de intensas que lo anterior, con más sonido afilado, dan cuenta de sus influencias (Dark Angel, Death, At The Gates...) y aplastan al personal totalmente. El ambiente del disco, que parece que suena dentro de tí, es todo un acierto. Todo suena impoluto y cuidado, en su sitio, pero con un plus de crudeza, de sonido puramente orgánico, que enamora. Parece que estés viviendo un puto concierto. Te salpican de sudor y te dan con el mástil. Qué ganas tengo de que la banda edite un puto "Live". Si así se las gastan en un estudio, no quiero ni pensar como andarán cuando lleven dos gramos de farla en el cuerpo y más cerveza de la que les cabe. Estar en primera fila será letal. Pero una asignatura pendiente. Totalmente. Si llega el final, seamos testigos en primera línea.

"Soul Thrashing Black Sorcery" auna Power y Death-Thrash de nivelón. Líneas danzarinas, con un aura a lo Arch Enemy muy lograda. Otro de los temas de la banda a los que soy adicto total desde la primera escucha.

"Remains of the Defeated" (Darkthrone, Immortal y Dissection, pero nacidos en una deathmetalera Florida), "Feast Upon My Flesh" y "Within My Blood" (cabalgada "Amonamarthiana-Cradleofiltera-Maideniana"), ponen el punto y final a un puro y duro disco de Metal. Todo el Metal, el bestiajo, el que cambió nuestro mundo, condensado aquí, de la mano de Skeletonwitch. Y qué mano. Paladines en su género. El "Skeletonwitch Metal". Pronto, joder, a patentarlo.

4 cuernos (altísimos) para este trueno parido por mil tormentas. Esencial para fans de la banda. Esencial para los que quieren buenas patadas en los cojones.

Buen guitarreo, temas excelsos y caña para dar, tomar y regalar.

¡Crom bendiga a los Skeletonwitch! La bestia de las mil cabezas.

Chance Garnette: Voz
Nate Garnette: Guitarra
Scott Hedrick: Guitarra
Eric Harris: Bajo
Derrick Nau: Batería

Sello
Prosthetic Records